No tienes ganas de orar?

Etiquetas:

Cultivando una vida de Oración

Colosenses 4:2 “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”

¿Te ha pasado que no te dan muchas ganas de orar?, ¡Si!, hablo de esos momento en los cuales tu sabes bien que tienes que dedicar a la oración, pero que aun así, no sientes la mas mínima ganas de orar.

Y es que hay algo importante que debes saber sobre la vida cristiana, y es que la ORACIÓN será tu pulmón para andar en el camino correcto, pero sinceramente hay momentos en los cuales por el cansancio del día, por el mal humor que tenemos o simplemente por “evitar la fatiga” no queremos dedicar ni un mínimo tiempo a la oración.

Y ¡Ojo!, cuando hablo de dedicar también a la oración no hablo de PEDIR y PEDIR, pues muchos de nosotros tenemos el concepto que orar es nada mas para pedir, cuando realmente la oración es una comunicación que deberíamos tener con Dios, no solo para pedir, sino para hablar con El, contarle nuestros mas íntimos secretos y sueños, aun cuando sabemos que El los sabe, pero que quiere escucharlos de tu propia voz.



Proverbios 4:20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.
Filipenses 4:23 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén